miércoles, 5 de mayo de 2010

PARA NO PERDÉRSELO!

El más prestigioso seminario visual del mundo ahora en Lima. Bruce Block, el consultor visual más cotizado de Hollywood que puede darle un giro total a tu carrera. Sus estudiantes han ganado premios Oscars, Emmys y Clios. Bueno para todos los que trabajan con imágenes. www.bruceblockenlima.com

Bruce Block www.bruceblockenlima.com

domingo, 2 de mayo de 2010

Cosas salvajes...

Mi hijo ha aprendido a gritar. Descubrió el grito y ahora lo utiliza para todo. Pedir algo, demostrar alegría, molestia, etc... Yo, alucino con el grito. Antes de salir embarazada leí un libro maravilloso que tenía un título parecido a "El lugar de las cosas salvajes". En uno de los ensayos una de las autoras decía que el llanto de un recién nacido afectaba a la madre de una manera muy fuerte porque evocaba en ella algo que ella misma ha olvidado, algo de su propia primera infancia. Es decir que de alguna manera enfrentarse a un recién nacido era enfrentarse a la propia vulnerabilidad que uno experimentaba al nacer.
Los llantos de mi hijo en el segundo mes de nacido me sacaron de mis casillas. Había momentos en los que no podía más y simplemente me echaba en la cama con él al lado mientras lloraba él y lloraba yo. Dos bebes llorando sin mamá que los socorriera. Eso, claro, no duraba ni dos minutos. Inmediatamente yo maduraba, me convertía en madre nuevamente e intentaba acoger a mi criatura. Sí, me volví un poco loca pero lo que sucede ahora es diferente. Los gritos han llegado y la sensación que producen en mí es distinta. He leído mucho sobre el tema y se que los gritos son absolutamente normales, son una etapa previa al lenguaje y además los bebes, con ellos, ponen a prueba sus cuerdas vocales (y mi paciencia), así que además de normales, son positivos. Digamos que NO PASA NADA. Pero me pregunto, qué es lo que me sucede a mi? Los gritos me alocan, me irritan, me aterran. No le demuestro esto a mi hijo, y cuando grita lo miro como si fuera lo más normal del mundo, pero una parte de mi se quiebra. El grito es externo y a la vez mío. La sensación me desestabiliza y a la vez, me ensenia algo de mi que no conocía. Qué es? No lo puedo descifrar, es algo no intelectualizado aun, algo que todavía está en bruto, algo salvaje de mi que conozco pero que no descifro. Alguna cosa salvaje que está ahí, que mora en mi y a lo que no le he puesto nombre aun.

viernes, 12 de febrero de 2010

Magaly Solier

Ha pasado el tiempo y recién puedo hablar del tema.

Hace unos meses, en el programa Mesa de Noche que conduzco junto a Renzo Schuller y Denise Arregui, pronuncié la palabra chullo ligada a lo que estarían haciendo en el festival de Cannes las actrices Norma Martinez y Magaly Solier por lo cual terminé siento tildada de racista, envidiosa y prejuiciosa.
Por ello pido perdón a todos aquellos que se hayan podido sentir ofendidos ante mi comentario.
Creo que han sido injustos conmigo y que las palabras fueron manipuladas; con todo ello, me parece que si esto ha pasado siendo yo la protagonista involuntaria, es porque hay algo que los peruanos tenemos que curar. Por eso y cuantas veces sea necesario, pediré perdón y a pesar de poder sentirme ofendida con algunos colegas de algunos medios de comunicación por haber manipulado la información, siento que esto ha permitido que los peruanos pongamos algunos temas en evidencia. Es por eso que le reitero a Magaly públicamente mis sentimientos de admiración y mi agradecimiento.
Mi silencio
Han tenido que pasar algunos meses para que yo me sienta en capacidad de hablar sobre esto. Mucha gente me preguntaba que por qué no escribía algo al respecto y es que la verdad, no podía hablar. Me sentía silenciada. Nunca antes mi trabajo había sido descalificado de tal manera y necesité tiempo para elaborarlo. Por otro lado, estaba embarazada. Tenía las hormonas revueltas y simplemente cubrí mi panza junto conmigo bajo una frazada y dejé de ver televisión y de revisar mi correo. Lo que estaba sucediendo era nuevo y desestructurador para mí. Yo iba a convertirme en madre y necesitaba por todos los medios mantenerme entera. Duele ser insultada de manera anónima por el correo electrónico.
En fin, gracias a dios, el tiempo me ha ayudado.
Por otro lado, no percibí la magnitud de todo esto. Revisé el programa y en ese momento el comentario me pareció una tontería, un chiste vago y ligero que no tenía mayor relevancia. Recién ahora y a la luz del tiempo me doy cuenta de que ha develado un profundo problema que nos atañe a todos. Si yo hubiera sentido que hice el comentario como fue asignado por algunas personas, habría salido al día siguiente a pedirle perdón a Magaly y a todos. Pero no fue así. A veces en esta dinámica de juego en una mesa de conducción uno puede cometer errores.
Evaluando ahora, pienso que sí fue un comentario desacertado. Si pudiera retroceder el tiempo lo volvería a hacer? Absolutamente no. Una de mis lecciones es que cuando uno está en una mesa de conducción tiene una enorme responsabilidad. Trate el tema que trate.
Lo que se generó
Creo que lo que se generó fue más importante que el comentario mismo. Una de las cosas que sentí, es que a veces necesitamos encontrar culpables a través de los cuales canalizar nuestros propios miedos, dolores y frustraciones. Nos es necesario. Porque proyectando nuestro dolor en otro nos liberamos. Porque el dolor no es nada más que la otra cara de la rabia. Y entiendo que duela y que haya dolido. Intento pensar porque la gente reaccionó así y tal vez sea porque sí pues, estamos en un país fracturado y las fracturas duelen. Quizá porque, durante tantos siglos los españoles y sus descendientes dominaron las estructuras de poder sin mirar a nadie. Quizá porque, hay personas que creen que pueden decir o hacer cualquier cosa por el simple hecho de tener más dinero. Quizá porque en este país no siempre gana el mejor ni el que más trabaja sino el más vivo. Y tal vez también hayan podido pensar, qué hacen estos tres estúpidos tras una mesa de conducción. Y lo entiendo. Entiendo. Entiendo.
Fue y es bueno que se generaran todas estas voces de indignación. Hace unos años, estoy segura de que nadie habría dicho nada, y me parece valioso que ahora estemos con el ojo avizor para no dejar pasar comentarios así. Eso es un valor. Si yo tuve que servir de carne de cañón para eso, pues en buena hora. Escuchar todas estas voces que estoy segura hace una década no habríamos escuchado, me hace pensar que en una década tal vez la fractura esté un poquito más sanada, un poquito menos dolorosa, un poquito menos rota. Tengo un hijo de tres meses y quiero vivir con él en este país. Nosotros somos hijos de la fractura, yo deseo que mi hijo sea hijo de la diversidad y de la multiculturalidad.
Para terminar deseo decir que entre Magaly y yo, lo único que existe es amistad y de mi parte una profunda admiración profesional. Magaly es un valor, una fuerza de la naturaleza, una mujer joven, autodidacta, angelical, una actriz y cantante valiosa que con su inteligencia entendió desde un principio lo que sucedía. Las cosas entre ella y yo siempre estuvieron limpias y sanas. Ella está sola derrumbando todos los prejuicios y poniéndonos de cara a tener que reformatear la manera en la que nos comunicamos.
Claudia y Magaly, debo decirlo, me han generado las más grandes alegrías en cuanto a nuestro cine se refiere. Los invito a revisar nuevamente el video que pegué en mi blog al día siguiente del oso de Berlín. Se titula “Todavía tengo la piel de gallina…” y fue mi impresión al ver a esta mujer cantar en quechua en el Festival de Berlín. Lo puse ahí y lo reitero ahora: Todavía se me pone la piel de gallina…
Ahora lo único que deseo es sentarme el siete de Marzo con unas cervezas ante la televisión y ver con emoción como estas maravillosas mujeres en ese universo paralelo que es Hollywood le ponen con orgullo un chullo a ese oscar. Carajo.

lunes, 11 de enero de 2010

Jelou!


Millones de gracias por todos los comentarios que me han dejado por aquí habiendo estado yo tan desaparecida. Razón: mi cachorro porsupuesto. Mi cabeza absolutamente absorbida por este ser nuevo y mínimo que está a mi lado. Gracias por seguir pasando por aquí.

Seguiré con este blog. Espero que con más frecuencia.

Les cuento que estoy escribiendo otro sobre mi "ser madre" para RPP. Sólo entren a www.rpp.com.pe, a Blogs y dentro de ellos al mío titulado: LA GALLINA. Si les gusta dejen comentarios.

Gracias a todos! Siempre.

Muaaaaaaaaaaaa!!!!!

jueves, 5 de noviembre de 2009

martes, 20 de octubre de 2009

Randy Pausch / La última lección

Este video es hermoso. Lean el post de abajo, comenten, chequeen este video si les apetece. Todo de una. Gracias. Mua.


domingo, 18 de octubre de 2009

Los sueños, sueños son...


Hace un tiempo uno de mis maestros de teatro me contó que una de sus frases favoritas pertenecía a uno de sus maestros de teatro favoritos y decía algo así: "Uno es la caricatura de sus aspiraciones. Si no es así, entonces tus aspiraciones fueron muy bajas." O algo así. La frase me encantó también. Nos quedamos pensando y yo dije algo como que el ser humano me maravillaba por su poder de adaptación a nuevas situaciones, a "sus" nuevas situaciones. Uno va creciendo y va dejando de lado ciertos sueños o aspiraciones que a lo mejor ya no se van a poder realizar. Y así va avanzando. Un poco cruel. Pero me parece que así es. Luego puede venir Paulo Coehlo y decirte que todo es posible y sí, claro, todo es posible, pero uno tiene que seguir avanzando.

Ayer hablaba con una de mis mejores amigas sobre los riesgos que conlleva el tener una edad en la que estás en constante examen de tus logros. Yo le decía que a veces pensaba que mis amigas ya estaban grandes y que por lo tanto ya el momento de "riesgo" había pasado. Ella me decía que era al revés. Que el momento de "riesgo" era ahora porque el futuro se había hecho menos extenso. Porque el pasado se volvía nostálgico y porque las grietas ahora eran más profundas y más reales. Me decía, es ahora cuando la alerta tiene que estar encendida, cuando una copa de más es sinónimo de depresión, cuando un comentario sobre la comida se puede convertir en un desorden alimenticio. Las tristezas son más reales ahora. Ahora todo es más concluyente. Y eso, asusta. Y reímos por esa broma adolescente de "pasó de ser una futura promesa a una triste realidad..."

Yo le daba ejemplos de personas que me parecían motivadas. Personas, ya grandes, que yo veía que no dejaban de luchar por sus sueños de adolescencia. Y ella, muy filósofa y muy tajante me decía: "Sí, pero date cuenta de que todas esas personas tienen algo en el exterior que las delata. De alguna u otra manera, no están bien." Y era curioso porque cuando lo pensaba, algo de cierto y aterrador había en todo ello.

A los doce años una psicóloga me preguntó que cuál era mi sueño. Yo le dije con el mayor desparpajo y sinceridad: "Ser como Marilyn Monroe." Ella se rió y me preguntó porqué, a lo cual yo le respondí: "Para que todos los hombres me deseen." No puedo imaginar que es lo que hubiera pasado si es que ese sueño no hubiera mutado. Tal vez ahora estaría por cuarta vez re encauchada, grande, operadísima intentando alcanzar ese sueño de pequeña que no se dio. O tal vez lo hubiera alcanzado y ahora estaría muerta. Como Marilyn.

Gracias a dios los sueños mutan. Hay una cuota de la increíble capacidad del ser humano para acomodarse a sus nuevas situaciones y otra cuota de madurez indiscutible. De todas formas, todos esos sueños albergados en algún momento de nuestras vidas han tenido un lugar en nuestro corazón y por tanto merecen su lugar. Su mirada. Decía mi amiga que todos los sueños no alcanzados, eran como "pequeños abortos". Pero creo que no. Son así si no son elaborados. Todos los sueños, de niña, adolescente, grande, merecen su elaboración. Un mirarlos, pensarlos, llorarlos quizá y dejarlos ir. Siempre dejarlos ir. Vacear el recipiente para que pueda ser llenado con algo diferente y luego ser vaceado nuevamente. Uno no tiene ni la menor idea de en qué va a terminar. No lo sabe, ni se lo imagina. Cree tener control pero no lo tiene. Podemos tener una dirección pero la brújula siempre se puede ir para un lado completamente distinto. No estamos preparados para esto que llamamos vida. Por eso mejor, estar suaves, medio llenos, medio vacíos. Con aspiraciones pero sin aferrarse. Todo puede cambiar. Todo puede irse para un lugar completamente distinto. Quien sabe si mejor.