viernes, 20 de julio de 2007

En un rave con Rousseau

Dijo Rousseau: "Hay un estado en el que el alma adopta una disposición lo suficientemente estable como para lograr el descanso y recogerse, sin necesidad de volver la vista al pasado ni adelantarse al futuro, en el que el tiempo da igual, en el que el instante se prolonga sin tener que padecer el peso de su duración.(...) ¿Y de qué se goza en ese estado? De nada, pues el exterior es como si fuera nosotros mismos; de nada salvo de nosotros y de nuestra propia existencia, y el tiempo que dura uno está, al igual que Dios, satisfecho consigo mismo."

He pasado años intentando "recogerme en mi misma", intentando encontrar ese descanso del que habla Rousseau (y tantos otros filósofos). Encontrar, como en el teatro, la capacidad de vivir el instante. No pensar en el pasado, en el futuro, ni mirarme desde fuera. He deseado ser uno con el instante. Con los demás. Ser uno conmigo. Por fin, ser una conmigo misma.

Desde adolescente, tuve la sensación de que mi ser estaba dividido y que iba a distintas velocidades. Mi mente corría los 100 metros planos queriendo saber lo que los otros pensaban de ella, mi cuerpo quieto y tembloroso inmovilizado por este pensamiento lograba que mi triste espíritu mirara hacia adelante y volteara la cabeza yéndose hacia atrás, muy atrás. Años de psicoanálisis, escritura de sueños, autoanálisis salvajes... Intentos fallidos aunque validos al fin y al cabo. Repitiéndome todos los años que todo tenía que decantar en algo. Así fue que una noche...

Salí con unos amigos a una fiesta electrónica en un hotel 5 estrellas del centro de mi ciudad: Lima. Yo quería bailar así que no fue difícil convencerme a pesar de que a consecuencia de la búsqueda antes mencionada, llevaba unos cuantos meses sin beber y casi casi sin salir de casa. Me pedí un red-bull para animarme y no tener sueño y empecé a moverme al ritmo de la música, aunque timidamente como lo es todo en mi hermosa ciudad. Sí, somos tímidos y reprimidos en general, y eso nos hace bastante tiernos. Al bailar, miraba a la gente a mi alrededor. Chicos y chicas guapas, vestidas en onda "música electrónica". Yo aunque tenía puestas las zapatillas sucias del fondo de pantalla de mi blog, tenía puesta una camisetilla bastante sugerente y un jean apretado. Por otro lado, realmente, estaba ahí para bailar. Hace tiempo que no estaba en un lugar con chicos y chicas. Hace tiempo que no salía y cuando lo hacía, salía a lugares de ambiente en los que casi siempre era una de las pocas si no la única chica. Miré a mi alrededor y me di cuenta de que en realidad, nadie estaba bailando. Todos bebían y movían un poco el cuerpo mirando a su alrededor... ¿Buscando qué? ¿Mostrando qué? ¿Vendiendo qué? ¿Qué estaba buscando yo ahí? Yo también movia el cuerpo tontamente. ¿Estaba escuchando la música? No, no lo estaba haciendo. ¿Había ido a bailar? ¿Qué coño estaba haciendo ahí? Tomé una decisión. Decidí que había ido a bailar y a pasármelo bien bailando. Me di cuenta de que entre todas estas preguntas y poses había dejado pasar valiosísimos minutos de mi mismidad. Recordé a Rousseau: sé que soy precisamente como soy en este instante. Esta única frase (gracias Rousseau), me acogió en su seno y me dio la clave. No podría afirmar nada más que eso. En este instante soy como soy. Y en el siguiente soy como soy, y en el subsiguiente soy como soy. Y decidí afirmarME. Y empecé a bailar. Realmente escuchando lo que la música me decía, lo que el entorno me producía, los otros cuerpos a mi alrededor, las sonrisas de mis amigos, el red bull en la mano, mis zapatillas sucias. En ese momento todo se convirtió en INSTANTE.

Alguna vez escuché que afirmar el instante iniciaba una cadena inacabable de afirmaciones. Afirmar el instante es afirmarlo todo. Es afirmar la vida. Fui feliz. Fui intensa. Fui total y absolutamente yo. ¿Quién yo? No lo sé. Simplemente ESTUVE AHÍ.

6 comentarios:

Jozland dijo...

No se porque; pero se me ocurrio la idea de comentar este mensaje que ya es un mensaje, digamos algo antiguo por no decir viejo, ops, lo dije!!! Mensaje viejo entonces, prosigo: para dar a este mensaje su propio instante en este comentario, que aparentemente nunca tuvo!
En realidad no es tan viejo el mensaje, ni siquiera tiene un año. Bueno si algun dia la persona que escribio esto lee este comentario (cosa que seria improbable, al menos que vuelvas a leer tus escritos para recordar quien eres o quien eras en esos instantes) quiero decirte que en estos instantes sonrio, talvez porque siento que nunca leeras esto y me siento como un niño malcriado, malogrando un momento o algo asi. termino diciendo que en estos instantes : 19 de abril 2008 a las 00:16 (hora europea, osea que en Peru es aun el 18 de abril y deben ser mas o menos las 17:16) me alegra que en ese baile fueras tu misma y que sigas siendolo aun mas en estos momentos.

un abrazo y un beso para ti! (si lo lees, si no igual te los mando)

José. no sabes quien soy; pero yo si se quien soy y eso es lo mas importante, saber quienes somos!!

MUA - Jime Lindi dijo...

Siempre los leo Josè. Què increìble. Justo ahora estaba revisando mi blog. Te mando muchos saludos y gracias por esta visita. Europa.. mmmm... aunque ahora... està frio no? Akì aun mucho calorcito aunque ya corriendo airecillo. Rico rico. Que bueno saber kienes somos. Estoy de acuerdo. Un abrazo intercontinental.

Jozland dijo...

Nooooooooooo !!! ja, ja, ja !!! mensaje sobre un "instante" y creador de "instantes", que bueno, me alegro y sonrio. Podras decir asi que tu mensaje hizo sonreir a un desconocido 2 veces (espero que no sea el unico)
te devuelvo el abrazo intercontinental, cual transaccion bancaria sin intereses por supuesto!!!

p/s el calor se acerca en europa y con el los dias de playa en el mar mediterraneo!!!

Anónimo dijo...

No sé por qué pensé que este no era el primer post.
No sé.

Lo he releído y me he detenido, sin querer primero -luego queriendo- en esta genialidad de 9 palabras:

"Afirmar el instante iniciaba una cadena inacabable de afirmaciones".

Le he dado un par de vueltas a la frase y me ha resultado demasiado genial.
Lúcida, simple, corta, adaptable a demasiadas circunstancias
Y sincera.
Sobre todo.

Sra. Lindo:

Tiene autor esta frase?
(tiene, obvio. O sea, es conocido?).
Recuerda a quién pertenece?
Está en un libro?

Me interesa.
Mucho.

Le agradecería mucho el ejercicio de memoria.

Algo me dice que la voy a repetir en el futuro.
Y me gustaría saber a quién atribuir la lucidez.

Saludos.

Ojalá me responda.

J.

reii dijo...

ola, 1ra vez q comento, me encantó el post porq este jueves en algun karaoke de la marina algun YO mio, que tal vez conosco un poco, se manifestara con mayor valentia luego de leer tu post...

un abrazo

Mu.- dijo...

cuántas veces crees que podemos firmar ese instante? o es un único punto de partida?