domingo, 2 de septiembre de 2007

Vieja de mierda

Dejé de tomar cuba libres hace mucho tiempo. Engordan. Pero me gusta apartar la coca cola y beber pequeños vasos de ron tipo "shots". El Jueves me senté en una mesa con variopintos amigos alrededor de una botella de ron y bebimos los llamados shots. Hablábamos de la edad, de Lima, del amor, del desamor... Uno de mis amigos (39), me dijo que el mundo entero te preparaba para cumplir 30 años, pero que nadie, absolutamente nadie te preparaba para los 31, que eran también una importante cuestión. Supongo yo que tiene que ver con el rápido avance a los 40 que empieza a partir de esa edad. 31 ya es casi 40. 30 es aun 29.

Recordé las veces que me ha caído mal una "vieja de mierda" y la he insultado. Es cierto que hay muchas "viejas de mierda" en el mundo, como hay de todo en el mundo. Pero pensé que por cada vez que yo le haya restregado mi juventud a alguna mujer de más de 40, en 20 años vendrán tres quinceañeras a hacer lo mismo conmigo. También pensé: pero yo NO voy a ser una "vieja de mierda". Pero...quién sabe. Uno no tiene ganado nada en esta vida. Creo que era Sócrates quien decía que sólo se puede decir de un hombre que ha sido feliz cuando éste ha muerto. Que yo sea feliz en este momento, no quiere decir que no me pueda convertir en una vieja de mierda en el futuro. Qué miedo.

Pienso que con cada "vieja de mierda" que proferimos, estamos dañando a la "vieja de mierda" que seremos después. Etiquetamos así nuestro propio futuro. Vamos a envejecer. Es un hecho. Tal vez ya sea una "vieja de mierda" para algunas personas. Para mí, a los 12 años, una chica de 30 podía ser fácilmente una "v.d.m".

Cuando cumplì 28 años un chico de 30 con el cual yo salía, me dijo que ya me estaba haciendo vieja y que me estaba creciendo el culo. Este año me lo encontré y me dijo que andaba saliendo con chicas de 22 años. "Jovencitas"... así me dijo.

Yo nunca me he sentido joven. Y es algo que me pesa. En mi cumpleaños número 15, mi mejor amiga me regaló una crema para las arrugas porque YO SE LA HABÍA PEDIDO. Y la usé. Es increíble las mentiras que la propia mirada puede decir de uno mismo. Me pasa entonces que realmente tengo que envejecer para darme cuenta de que "era joven".

Se que cada vez me alejo más de la gordita de rulos que sale en la foto de promoción en Macchu Picchu. Me pasa que me veo joven en las fotos de hace unos años. Me pasa que miro chicos lindos que ya son "demasiado chicos" para mí. Recién me acostumbro a la idea. Siento que me estoy reacomodando a una nueva situación.

Tengo millones de auto retratos. Fotografías y videos que me he ido haciendo a lo largo de los años con un interés cuasi antropólogico. Por momentos fue tan obsesivo que parecía que el ser humano iba a desaparecer de la faz de la tierra y que mis documentos ayudarían a algún otro tipo de vida futura a entender como vivíamos, lo que pensábamos... Así, tengo videos de mi misma comiendo, viendo TV, escribiendo, hablándole a la cámara... Bueno, he tenido mucho tiempo libre en los últimos años. Pero en realidad lo que quería era verME en los años venideros. ConvencerME de que el concepto que manejaba de mi misma en la época en la que me tomé la foto o me hice el video era erróneo. El problema es que cuando me doy cuenta de que el concepto era erróneo estoy en un presente en el que manejo sobre mi misma un concepto igual de erróneo. Entonces me vuelvo a tomar la foto, me vuelvo a hacer el video para así en 5 años intentar aprender algo. Pero no aprendo nada. Simplemente tengo un efecto retardado. Estos autoretratos simplemente encubren que sientes que eres una vieja de mierda de 25, de 28 o de 30 años. Nada más falso. Nada más real.
Un día escuché en un documental sobre la vejez a una viejita que a sus 80 años decía: "Nunca más seré tan joven como en este instante. Tengo que aprovecharlo."

Dulce señora, a ver si me enseña a no sentirme una anciana de 30.

6 comentarios:

luisa fernanda lindo dijo...

no hay recetas, es sólo sensación. es un poco no mirar al lado, las comparaciones son molestas, ¿vio?. la retórica dice: "todo depende del ángulo por donde se lo mire" (otras retóricas dicen el cristal, otras usan la vara... es lo mismo, para el caso es lo mismo). lo cierto es que hay etapas, pero no cánones ni estereotipos. el rollo es cómo manejar el propio, ¿verdad?.
conocí a dos mujeres que apostaron por la vitalidad. una se llamaba magda, hasta sus 75 años viajaba, se iba a la playa y al club en su auto, sola o acompañada. hasta sus 88 años y a pesar de la sordera que la hundió en depresión por lo largo de 8 años, frecuentaba a su grupo de amigas, llena de cocktails y envuelta en glamour. magda era glamourosa. magda a los 80 años se compró un jean y un par de zapatillas para salir a caminar, porque eso de los tacos la incomodaban, y prefería estar "sport".
la otra se llamaba evangelina, canchera, auspiciadora, alegre. siempre con un consejo, dispuesta a escuchar. ella me dijo que "siempre hay que llevar la frente en alto, a pesar de las adeversidades a las que nos enfrentamos". ella estaba sonriente, impecable, firme. la anfitriona perfecta. a sus ochenta años intercambiábamos libros, a sus ochentaicinco me decía de ir al teatro a ver a la tarumba.
una madre y otra mujer. distintas, pero divinas. viejas, sí. pero no de mierda.
todas las edades nos van a molestar porque siempre va a haber "algo" (siempre "algo") que nos ofusque, y quizá mañana uno dice: uh... pero si no era para tanto... o ya a la distancia se ve todo como idealizado y uno arranca con unas nostalgias inimaginadas (claro... ahí la mentira y la ilusión óptica, jaja). pero ya te la perdiste. entonces, ¿por qué no el presente? psicoanalíticamente, el puro presente. aquí y ahora.
yo tengo 27 y tengo arrugas, de risa, de llanto, de enojo, de preocupación, tengo arrugas. a fines del año pasado recién me empecé a plantear qué es eso de ser adulta. este año lo puse en práctica, duele. en la película Elogio al amor, Godard plantea una crítica al estado, desde la representación imaginaria que se tiene sobre el amor. plantea tres estados del amor: el joven, el adulto y el anciano (por decirlo de alguna manera), y lo que muestra es la imposibilidad de llegar a la edad adulta porque ya se está en ella.

a dijo...

me pasa lo mismo desde hace 2 años.
salu2

rebeca dijo...

Es sorprendente la minuciosidad de tus escritos, que parecen una cadena interminable de imágenes. Los he leído todos y en todos he sentido una gran identificación con tus pensamientos, es por ello que aún soy más consciente si cabe del valor que tiene la sinceridad y claridad con la que los transmites. Enhorabuena, pequeñaja!!! Y no dejes nunca de crear.

César dijo...

Mi abuela, que no era una v.d.m., me decía siempre que eso que temes ser ya lo eres y aquello que temes que te pase, ya te ha pasado. No sé si viene al caso pero en fin. Lindo blog, lindo.

LINDI dijo...

Bueno, sí. Sabia tu abuela César. Es como la ecuaciòn: cuando odias algo tanto en otra persona xq en realidad refleja algo de ti... Si pues...lo que tanto temes ya lo eres...
Ufff...

fast gold dijo...

NO te atormentes tia, jaja, por algo que no podremos controlar, el envejecer es alg que nos pasara a todos, y hay que disfrutar cda moemnto de la vida como si fuera el mas especial asi de simple.
Sobre tu ex que ahora sale con jovencitas de 22, ummm, creo que es normal en los hombres hacer eso, porque (aclarando antes que las mujeres me agarren a piñas) porque somos asi, brutos, las mas jovenes nos ven como heroes mientras las de nuestra edad si nos ven como los idiotas que somos, a veces.

saludos esta paja el blog, jaja

Cesar