martes, 30 de octubre de 2007

Otra vida

En esa época estudiaba filosofía y vivía una vida de niña casada, intelectual, enamorada y trabajadora. Me gustaba mi propia imagen. No se si me gustaba tanto esa vida pero andaba enamorada del espejo, de lo que proyectaba, de mi imagen en una fotografía junto a él. Ambos exitosos, jovenes, valientes, hermosos. El mundo enamorado de nosotros y nosotros con un maravilloso futuro por delante. Es alucinante lo claro que tenía todo en esa época (o que creía tener) para lo distinta que es mi vida ahora. La radicalidad del cambio producido en 5 años me hace pensar que mi vida no se va a quedar como está ahora, por tanto, no desespero (ja, ja).

En esa época me sentía poderosa y había mañanas en las que me despertaba, miraba mi existencia y era feliz. El me hacía feliz o por lo menos lo intentaba todos los días. Vivía para mí y yo, vivía para mí. Discutíamos mucho, pero también la pasábamos bien. Ahora que lo pienso, perdimos mucho tiempo peleando (lo perdí yo), pero... ya fue ya. Realmente había amor. Mi casa era un refugio y sus brazos me daban todo lo que necesitaba. Fue en esa época que los vacíos diarios se volvieron irreconocibles y por instantes podría haber dicho que me sentía plena. Celebraba mi cumpleaños haciendo fiestas en casa y regalábamos alcohol, drogas, comida y todo para que el mundo entero se sintiera cómodo. Para que no se fueran nunca. Era una vida distinta a la que vivo ahora. Era otra vida.

No se cual de mis vidas es la que más me ha gustado hasta ahora. Supongo que la más "auténtica" es la presente. La más "misma yo", pero debo confesar que en mi vida de niña enamorada y casadita estudiante de filosofía, me sentía calentita, arropadita, segurita y con ganas siempre de llegar a casita y de conversar con mis gafas de montura roja de estudiante de letras los innumerables proyectos para los que había sido convocada para el siguiente año y uy que horrible que no tengo tiempo para nada... Ahora, tengo tiempo para casi todo. Este blog es una muestra de ello.

He pensado que esta vida sería ya mi cuarta o quinta vida dentro de mi vida. No puedo decidirlo. No se si la etapa de los 20 a los 22 (antes de mi vidita segurita en casita linda y filosofía) debería marcarla también como una "otra vida" después de toda mi primera "gran vida", luego vino España y luego el retorno que es "another thing".

Pero quisiera seguir hablando de mi vida de montura roja. Esa es la etapa de mi vida más documentada. De hecho tengo dos álbumes de fotos gordísimos llenos de fotografías de mi amor por él y mi amor por mí. Viajes, fiestas, juventud, locura, ganas de más locura, piernas suaves, ojos inteligentes y mucha soberbia. También tengo videos, cartas, facturas, boletas de pago de algún restaurante en el que celebramos algún aniversario... Millones de documentos que pueden certificar que viví esa vida.
Algo que he aprendido es que nada está garantizado y lo más increíble es que nisiquiera uno se puede garantizar la voluntad de seguir con una vida que le otorga seguridad. Uno, a veces, quiere el tambaleo, el dolorcito ese del que hablan otros, la inseguridad, los "bajos fondos", eso es más chévere que mi vidita en un salón rojo leyendo a Platón y esperando que sean las ocho para tomar crema de choclo. Mejor leer a Platón en una biblioteca pública esperando que sean las ocho para beberte una de las tantas cervezas o llegar a tu casa y no tener nada que comer. Comer pan con mantequilla. Pasarte horas en tu colchón mirando la puerta. Pensar en todo lo que has perdido. Pensar en todo lo que vas a ganar. Intentar día a día ser conciente de que lo que vives es lo que decides. Convencerte de no querer volver a gafas de montura roja. Ya no ya. Ya fue ya. Trabajar doble turno y conocer gente que no habrías conocido nunca. Gente que realmente trabaja. No que prueba "otras vidas". Gente que vive "esa vida". Trabajo y envío de dinero a la familia. Esa vida.
Tengo treinta años y creo que esta es mi cuarta o quinta vida, tengo que decidirlo. El otro día retaba a una amiga a que hiciera un recuento de sus vidas. No lo había pensado pero también estaba por su quinta o sexta. Hasta el día de hoy, creo que la vida más difícil fue la anterior a esta. La del pan con mantequilla, la sonrisa a un cliente que odias y la soledad absoluta. La actual, pues... Es rara. Nada más eso. Siento que más que una vida, es un tránsito. Algo así. Extraño. Todo este año he sentido estar como en una transición a otro estado que se viene pronto. Yo dejo fluír (lo intento). Siento que se viene algo diferente (otra vida), pero tampoco lo pienso tanto. Además, una nunca sabe la capacidad de boicot que puede tener con una misma. ¿Qué queda? Nada más vivir día a día. Prepararse para el gran cambio. Echarse colonia y peinarse bonita. Estudiar, leer y dormir bien. Tomar magnesol. Y no creer que esto es definitivo. Todo cambia. Todo pasa. Es increíble el tiempo. Pero TODO PASA.
Un beso. Cuídense.

8 comentarios:

pulgade-a-uno dijo...

"Vivía para mí y yo, vivía para mí" jajajaja, muy buena. genial este texto Jimena. en realidad, hiciste lo que toda persona que está en base 2 DEBE hacer, probar. Sí pues, el tiempo pasa y las cosas que a uno antes lo emocionaban despues ya no. pero es genial porque te permite buscar y conocer otras cosas. el tiempo pasa y "mata" todo sí o sí. beso Jimena... y un videito... no puedo evitarlo, escuchar música es mi vicio

This Mortal Coil - Song To The Siren
http://www.youtube.com/watch?v=mFAHVIyhtb0

Anónimo dijo...

la vida que viene, ¿qué curiosidad, no?
cómo te la imaginas?
con quién?
con qué ojos mirarás ahora?, qué miras ahora? con qué anteojos? te operaste los ojos? dónde quedaron las gafas rojas? dónde la filosofía? dónde el amor?

para qué vivirás ahora? seguirá gustándote demasiado tu ombligo? hacer rulitos de los rulitos bajo tu panza?

KTC dijo...

Ja... me hiciste recordar mi vida antes de entrar a la facu de derecho, luego de cambiarme cuatro veces de carrera en letras (una de ellas filo), y me acuerdo más porque fue la época en que te ví por primera vez con tu ex (sí, con MA) en el CCPUCP, y ya sabía que estudiabas filo. Me dije: quiero matar a ese huevonazo!

Jajaja... en fin, era chibolo, y me encontraba de salida de una vida... no tan buena como la que vino luego.

Cómo pasa el tiempo!

MUA - Jime Lindi dijo...

Intento no imaginar la vida que viene. A veces pienso que es un honor el haber tenido el tiempo y la decisión de haber hecho con mi vida de 20 "lo que me dio la gana", probar como bien dices, ahora ando reestructurando.
No me operé los ojos. No tenía miopía. Las gafas eran de descanso para una estudiante de filo poserísima. That´s it.

luisa fernanda lindo dijo...

ayer octubre se despidió con lluvias y con un cielo tristemente gris. no era difícil imaginar que la noche sería tranquila. el viento se levantó y empezó a refrescar. cuando dieron las doce, la cenicienta se subió a la moto de un compañero del trabajo para que la dejara en la parada del colectivo de regreso a su casa. dejaba el puerto, las luces, las sonrisas y abrazos y el: "hasta mañana". en el colectivo, miraba la calle. una sonrisa se apoderó de mí. la noche anterior había llorado desconsolada, y de pronto ésta... sonreía. la sensación de alegría me embargó. estaba feliz, conmigo. sentía que había vivido, y que de lo bueno y malo, sólo podía decir: he sido feliz. tenía ganas de llamar a mamá para agradecerle haberme traído a este mundo, y decirle: he sido feliz. a pesar de las lágrimas, a pesar del cansancio, a pesar de la incertidumbre de las trancisiones.
sí, jime. tú lo sentiste. este fue el año de prueba. el año pasado sabiamente me dijiste: tienes 27. y reparé en el hecho, e hice del hecho un acto presente, y lo viví despierta, atenta. aprendí a cuidarme. pero no sólo fueron los 27, sino el 2007 que ha sido y es un año de transición (o al menos esa es la sensación común para quienes me rodean). despojarse de fantasmas, no caer en la repetición (auqnue en ella esté el gusto, no es necesario ir al gusto por medio del disgusto).
cuando la avenida se bifurca, y a lo lejos veo mi edificio, me levanto hacia la puerta y aprieto el botón, pensando que podría morir tranquila, pues no le temo a la muerte, porque estoy feliz conmigo.

MUA - Jime Lindi dijo...

que deliciosa sensación... amar a tu madre por traerte al mundo... uau! Si, lo de este año es una sensación generalizada verdad? Qué vendrá..? Don´t stop writing please.

Sofia Rocha dijo...

This is too much for me.
Ya estoy vieja, si me pongo a contar mis vidas me voy a la mierda jaja

MUA - Jime Lindi dijo...

jaaaaaa